Seleccionar página

Hoy en día, viajar en tren se ha convertido en una actividad agitada y desenfrenada donde el tiempo y la velocidad son los que predominan en el vagón, mientras vemos los paisajes pasar de manera fugaz por las ventanillas de nuestras plazas, cuando somos nosotros los que vamos a mil por hora. Así, viajar en un tren clásico o moderno, es algo que ya poco se hace con fines románticos y evocadores, no disfrutamos de los caminos, pues vamos pensando en el momento de llegar sin detenernos un momento a disfrutar de los alrededores.

Tren turístico con vistas

En España, hay múltiples lugares que podríamos disfrutar desde las miras de un tren. Por ejemplo, Aragón; la cual es una comunidad autónoma del país español. La comunidad cuenta con dos cadenas montañosas. El Pirineo, el cual reúne en la provincia de Huesca las mayores altitudes, con el Pico Aneto como techo de Aragón y del Pirineo. El Aneto cuenta con una altitud de 3404 m., en relación al nivel del mar. Así, su pico más alto es el Moncayo, con 2313 m., sobre el nivel del mar, y se ubica entre la provincia de Zaragoza y la de Soria.

Asimismo, Aragón aloja uno de los parques nacionales de España, este es; el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, situado en la comarca pirenaica de Sobrarbe (provincia de Huesca). Es el segundo parque nacional más antiguo de España. De esta manera, si deseas experimentar una increíble sensación a bordo de un tren por las adyacencias de Aragón, a continuación, te presentamos el tren turístico: El Canfranero, el cual a lo largo de su recorrido en la provincia de Huesca, atraviesa dos comarcas: Alto Gállego y Jacetania, terminando su recorrido en Canfranc, a las puertas del país vecino, Francia; durante el camino, podrás disfrutar de paisajes maravillosos, así que, reserva un día especial, ve a comprar billetes de tren y AVE baratos, y embárcate en esta aventura.

Viajar en “El Canfranero”

Como lo mencionamos anteriormente, El Canfranero, es el tren que une el río Gállego y el Aragón, siendo dos ríos y dos territorios. El recorrido inicia en Huesca y culmina en las cercanías de Canfranc. Y es sin duda alguna, una de esas figuras emblemáticas de la historia ferroviaria nacional española.

Huesca

Cuando se desea recorrer las adyacencias del pirineo aragonés desde un tren, se recomienda embarcarse en la estación de Huesca o en Ayerbe y luego, llegar hasta Canfranc, que es sin duda la parte más espectacular de todo el recorrido. Por ello, no olvides disfrutar cada momento del viaje y toma tus las fotos que desees, para recordar ese maravilloso momento.

Ayerbe

Luego de Huesca, te toparás en Ayerbe, durante el recorrido. Y es considerado como el Centro Neurálgico del llamado “Reino de los Mallos”; observa los maravillosos paisajes, pues, ya casi llegas a la mitad del recorrido.

Riglos

Se encuentra rodeado por increíbles y fantásticos Mallos, los cuales son reconocidos nacionalmente como los Mallos de Riglos. Esas paredes de roca apiñada de más de 300 m., de elevación, ha recibido a múltiples escaladores y amantes de las montañas. Desde sus inicios, ya se formaban multitudes de personas, ansiosas por escalar el Puro, el Pisón, y otros tantos Mallos, de formas imposibles y alturas inalcanzables, lo que para ellos significaba un gran reto. Por ello, había miles de espectadores disfrutando el momento.

Sabiñánigo

Se conoce como la ciudad que ha criado a los primeros ciclistas a nivel nacional. Igualmente, posee un gran potencial turístico, iniciando por el valle de Tena, atravesado por el río Gállego y que se desplaza hasta las localidades de Biescas y Sallent de Gállego, finalizando en las estaciones de esquí de Formigal y Panticosa.

Jaca

Posterior a Sabiñánigo, proseguimos a Jaca, ya el recorrido está en su fase final, aprovecha al máximo de los paisajes recorridos y toma cuanta foto desees, para captar cada momento de esta espectacular experiencia. Esta, se considera la capital del Pirineo, respaldada por mucha historia, y representativa por su Catedral, o la Ciudadela, las cuales son obras magníficas que están a los alrededores. Y una vez, lleguemos a Jaca, el Canfranero continuará ascendiendo por el valle del Aragón, atravesado por el río Aragón, y dejando las localidades de Villanúa, Castiello y Canfranc pueblo.

Canfranc – estación

Finalmente, llegamos  a la fase final del recorrido del viaje por Huesca, nos encontramos en el punto fronterizo con Francia. Hasta este momento, habrás disfrutado de maravillosas vistas de paisajes e increíbles muestras de la naturaleza. Allí, habrás notado que el largo recorrido, realmente, ha valido la pena.