Seleccionar página

Sabemos que algunos ya estáis volviendo de las vacaciones mientras que, probablemente, otros estén aprovechándolas ahora. En cualquier caso, hoy queremos hablar del síndrome postvacacional y todo lo que trae consigo esta condición y que te hace más difícil la vuelta al trabajo.

También, conocida como depresión postvacacional, este síndrome hace referencia al estado de estrés en el que nos sumimos una vez que volvemos al trabajo al ver como intentamos volver a la rutina después de haber estado tanto tiempo desconectados.

Síndrome postvacacional: ¿qué es?
El síndrome postvacacional suele ir acompañado de estrés y falta de concentración

¿Cómo afecta el síndrome postvacacional?

Después de unas relajadas vacaciones en las que no has mirado el reloj y te has concentrado en disfrutar y alejarte de las prisas y las obligaciones que tienes el resto del año, es posible que, al volver al trabajo, comiences a notar ansiedad, tristeza y te cueste retomar las tareas nuevamente.

Esta falta de concentración y el malestar general suelen aparecer cuando te encuentras otra vez sometido a un horario estricto y a unas obligaciones específicas que habías aparcado. Tu cuerpo tiene que reacostumbrarse y puede llevarle una o dos semanas.

Es cierto que, en personas que están descontentas con su trabajo, suele darse con mayor frecuencia. Sin embargo, también puede sucederles a aquellas que adoran su trabajo y se sienten a gusto con él. Es la mala adaptación a la rutina y no saber ponerse activo nuevamente lo que genera que esto se produzca.

¿Le sucede a todo el mundo? No, realmente no. Son muchos los aspectos que pueden influir a vivir esta experiencia en algún que otro momento de tu vida. Es más, puede ser que, en muchas ocasiones, sea un cúmulo de circunstancias lo que te lleven a este desajuste emocional cuando comienza la rutina laboral.

Síndrome postvacacional y rutinas
Organiza tu trabajo para ser más productivo

En todo caso es importante que tengas en cuenta los siguientes consejos para evitar este tipo de situaciones o poder prevenirlas de la mejor forma posible, que no derive a algo peor y pueda ser llevadero durante los días que se manifieste.

Consejos para prevenir el síndrome postvacacional

Llegas al trabajo y te encuentras nuevamente con una gran cantidad de obligaciones y tareas que llegan a desbordarte. Intentas abarcar más de lo que puedes, quizás, porque motivado por el estrés crees que debes realizarlo todo en el menor tiempo posible, a lo mejor, piensas en que no quieres parecer menos productivo por haber vuelto de vacaciones, etc.

Sin embargo, la organización es primordial. Si queremos pasar estos días lo más tranquilamente posible, no se trata de hacer las cosas rápido. Hay que realizarlas de forma óptima. Para ello, hay que organizar un plan sobre el que enfocarte estos días.

Además, otro consejo muy importante es volver de las vacaciones un par de días antes de comenzar la rutina. Gracias a este tiempo de margen podrás reajustar el sueño, dejar las tareas de la casa realizadas y evitarás que otros focos de ansiedad se proyecten durante el horario laboral. Esto puede generar una gran falta de concentración.

También, puedes aplicar esta recomendación a los hábitos que se encuentran en tu día a día. Es decir, actívate, aunque todavía no hayas comenzado a trabajar. Vuelve a hacer deporte, deja los excesos del verano, etc. Así, tu cuerpo irá adaptándose y esto es realmente importante.

Es importante que sepas que estas sensaciones pueden alargarse durante semanas, pero no es recomendable que acudas al médico. Al ser un estado depresivo puntual, ayudarte con una medicación extra podría no ser la solución que buscas.

Por ello, lo mejor es que sigas un plan organizado, en donde puedas restablecer tu día a día de forma ordenada, volver a la vida sana y activa e ir poniendo en marcha la maquinaria poco a poco antes de sentarte a trabajar.

Pon de tu parte para enfrentarte a esto

Obligar al organismo a pasar de 0 a 100 en cuestión de horas es lo que hace que se manifiesten todos estos síntomas en nosotros mismos. Por ello, esta época del año se suele hacer tan dura.

Si, de forma paulatina, vamos despegándonos de la época veraniega, aunque nos cueste, añadiendo pequeñas cargas de responsabilidad, estaremos más preparados para retomar la rutina, saber organizarse el trabajo y gestionar un plan que mantenga las cosas en orden sin mayor estrés.

Síndrome postvacacional y actividad
Actívate, haz ejercicio y activa el cuerpo para la rutina

¿Crees que estos consejos son los indicados?, ¿o crees que debes disfrutar al máximo de las vacaciones? Cuéntanos si alguna vez has sufrido este síndrome o si, por el contrario, nunca te ha costado volver a la rutina laboral.

El síndrome postvacacional no afecta a todo el mundo. Además, a las personas que les afecta, se les manifiesta de distinta forma. Por ello, es importante que compartas tu experiencia con respecto a este asunto y tus propios consejos.